La Diplomacia, primera trinchera de un país: Embajador Enrique Hubbard Urrea

 In Academia

Se ha dicho que la diplomacia es la primera trinchera de defensa de la soberanía e integridad del país; pues del Servicio Exterior Mexicano como organismo ideal del Estado México, no puede menos que ser de interés público para mantenerlo en debida forma a fin de que responda efectivamente a su cometido, expresó el Embajador Enrique Hubbard Urrea en una conferencia ofrecida en el Salón de Directores de la Escuela Libre de Derecho de Sinaloa.

Invitado por el Mtro. Ramón Bohón Sosa y por la Lic. Ana Cristina Félix Franco, la charla congregó a gran cantidad de alumnos de la Institución, ante quienes el Embajador nativo de Rosario, Sinaloa, compartió sus experiencias como diplomático en el Servicio Exterior Mexicano.

Dijo que a fin de cuidar y potenciar el recurso humano, el personal del servicio exterior de carrera queda sometido a cambios frecuentes, como es la adscripción de un país a otro, variaciones de cultura, costumbres, idioma, condiciones socioeconómicas, etcétera, lo cual puede producir con el tiempo un desgaste y en ocasiones una presión familiar. Y para que ello no impacte negativamente en su rendimiento es necesario conocer estos problemas y saberlos conducir de manera constructiva.

Habló además de los exámenes constantes, la demanda de horarios largos y flexibles para atender a delegaciones y personalidades así como a migrantes, ya que “un diplomático lo es las 24 horas del día”.

Diplomático de carrera desde 1973, Hubbard Urrea recorrió el escalafón del Servicio Exterior desde Vicecónsul, hasta Cónsul General y tiene el rango de Embajador desde el primero de noviembre de 1994. Ha ocupado diversos cargos en la Secretaría de Relaciones Exteriores, y en el exterior fue Vicecónsul y Cónsul en Chicago, Illinois; Cónsul de México en Brownsville, Texas; Cónsul General de México en Sao Paulo; Cónsul General de México en Miami, Florida; Embajador de México en Belice, y Embajador de México en Filipinas.